LA VISITA DE BETTY AL COLEGIO

Una mañana cualquiera, Betty la despertó a Male para ir al cole. Le llevó a su cama su desayuno: la clásica chocolatada con vainillas. Como era habitual, tardó en levantarse, pero al rato se asomó detrás de su maraña de rulos. Tomó su chocolatada sumergida en su cama y después se lavó los dientes. Male no sabía que hoy viviría un día distinto.
Como todos los días, fueron hasta el jardín de infantes, pero Male notó algo raro. Aquella vez, Betty no se fue apurada, como siempre, a trabajar. Se quedó hablando con la directora mientras su hija le daba un tierno beso de despedida. Luego, entró en su sala y todos sus amiguitos la saludaron. Vane, la maestra, les anunció:
–Hoy tenemos una visita muy especial, muy divertida y muy didáctica: ¡Viene Betty, la mamá de Male!
Betty apareció en escena, y Male sintió orgullo y también intriga. Vane les explicó que Betty era odontóloga y que les enseñaría a lavarse correctamente los dientes. Entonces, en su rol de dentista, Betty sacó de su Maletín cepillos de dientes y pastas dentífricas para todos: cepillos rosas para las niñas y azules, para los niños. Betty se sentó en una de las sillitas de los chicos y un clima especial copó la salita.
El grupo la rodeó y luego escucharon la importancia de lavarse los dientes todos los días, de cómo debían cepillarse: tanto las muelas de atrás como también las encías. Después, Betty les propuso que fueran al baño a cepillarse. Ella ayudaría a uno por uno para lograr una correcta limpieza. Como era muy amiga de los papás de Mora y de Ramiro, les había preguntado si los podía filmar con su celular mientras les enseñaba a cepillarse los dientes. Desde ya, les encantó la idea.
Betty observaba a cada uno y a medida que se cepillaban los iba corrigiendo. Tanto empeño le pusieron que al final de la clase tanto Male como su compañeritos se lavaban perfectamente los dientes. Betty fue despedida por todos con un gran aplauso. Male le dio un gran beso y se quedó en el jardín mientras su mamá volvía a casa.
Al llegar, Betty empezó a mirar en su teléfono y notó que en el video se podía observar la diferencia entre la primera cepillada y la final, así que decidió hacer un videito para regalarle al cole con tres chicos de ejemplo: Male fue una y los otros dos, Ramiro y Mora.
El videito se fue armando y era tan clara la diferencia de cómo se cepillaban antes y después de la explicación, que Betty decidió mandarlo al cole de regalo por el lindo momento que había pasado.
Entusiasmada con el logro de los pequeños, la directora decidió mostrárselo a todos los alumnos el colegio como un buen ejemplo de cómo aprender a cepillarse.
Male, Mora y Ramiro estaban felices por ser los protagonistas de aquel video. Pero el mayor éxito no fue en el colegio de Male, porque el videito se mostró en todos los colegios del país.


Y ccecsha