Y UN DÍA MALE, CONOCIÓ A GINO